Camino de Santiago – Triacastela a Sarria

Estimados lectores:

Hoy ha sido la segunda etapa de esta aventura. He aprovechado para dormir un poco más y levantarme a las 7:00, pues la ruta de hoy es más corta y el tiempo es frío. Al salir del hostal hacía 11 grados. Una buena temperatura para comenzar.

Como ayer, comienzo solo y disfruto del paisaje. La lío nada más comenzar porque quería tomar la ruta de los Salmos, pero no veo el letrero desde la dirección por la que vengo y voy por la corta. Son 5 kilómetros menos, pero me da rabia. Otra vez será.

Durante mi trayecto conozco un chico de Argentina, se llama Diego y hablamos un montón durante el trayecto. Me explica que ha trabajado en Irlanda del Norte y ahora en Barcelona. Es introvertido, como yo. En ese momento tengo mi tercera revelación durante el viaje y me doy cuenta de que suelo atraer a personas introvertidas, con las que parece que tengo una conexión especial.

 

Llegamos a Sarria en tiempo récord y nuestros caminos se separan. Voy al albergue que había reservado el día anterior y me toca compartir habitación con gente que no conozco. Hago de tripas corazón y me instalo en la cama de arriba. Salgo y me voy al casco viejo de la ciudad, donde como en la plaza de la Constitución enfrente de La Casa do Consello (Ayuntamiento). Acabo y voy a dar un paseo, voy al albergue y me compro una concha típica del camino. Lavo la ropa y me voy a la piscina a relajarme, donde me encuentro a Diego y le explico acerca de mis libros. Muestra interés y me anima a escribir.

Después de la piscina, me siento renovado. Voy a cenar algo cerca del río y me encuentro con los dos chicos murcianos que tocan la guitarra. Me ven a lo lejos, se alegran de verme y me acompañan en la cena. Me voy temprano al hostal, pues estoy cansado y quiero dormir. Aprendo que en estos tres días que llevo fuera de casa he ido aprendiendo cosas sobre mí que no conocía. Mañana tengo la intención de hacer el camino solo, pero me siento con más ganas de conectar con la gente y seguir haciendo amistades. Espero una cuarta revelación.

Espero que os haya gustado esta entrada.

 

Anuncios

El Pingüino

Hace una semana aproximadamente, escribí una entrada llamada Los demás importan. En esta entrada de hoy me gustaría hablar de un personaje ficticio, muy conocido, la historia del cual admiro mucho, pues me da mucho que pensar. Ese personaje es el villano conocido como El Pingüino.

Para los que no sepáis quién es, os daré una pequeña introducción. Es uno de los enemigos de Batman, uno de los superhéroes de DC Comics. ¿Por qué es tan importante y qué podemos aprender de él?

Pues bien, hay una serie de televisión llamada Gotham, basada en el detective Jim Gordon, aliado de Batman, que investiga sobre quién asesinó a los padres de Bruce Wayne. A raíz de esto, debe enfrentarse a los criminales que van acechando la ciudad.

En esta serie de televisión se explica el origen de los personajes de Batman, entre ellos, El Pingüino.

De nombre Oswald Cobblepot, empieza su carrera criminal siendo un don nadie. Simplemente, recibe órdenes de una diva llamada Fish. Nadie le respeta, pues tras un problema de cadera, y una horrenda nariz, más su rareza natural como persona, hace que se rían de él.

No obstante, aprovechándose de su apariencia inofensiva, comienza a manipular aquellos que poseen poder, com los mafiosos Don Falcone y Don Maroni. A través de sus artimañas, peloteo, y saber aprovechar las oportunidades, poco a poco va creciendo en la carrera del crimen, obteniendo más poder y esbirros a su cargo.

Para los que siguen Batman, conocerán que se trata de uno de los villanos más poderosos, y me ha dado mucho qué pensar.

Hace tiempo, leí un libro llamado “Cómo hacer amigos e influenciar sobre las personas”, de Dale Carnegie. En él, se indicaba que para conseguir el éxito profesional, no basta únicamente con disponer de conocimientos técnicos, sino de saber relacionarse con las personas.

Lo leí, y le encontré bastante sentido. Es bastante común que en las empresas, hayan personas con apenas conocimiento que suben posiciones como la espuma.  Normalmente suelen ser pelotas, o lameculos, como decimos aquí bien en España.. No obstante, algunos simplemente saben ganarse simplemente el respeto de los demás y convertirse en líderes.

Lo que importa de todo esto es que saben cómo manejarse con los demás. Saben detectar quiénes les pueden dar un empujón. No se centran en sacar el trabajo como una mula pese a poseer conocimientos técnicos que nadie pudiese imaginar.

Por esta razón, he decidido seguir los pasos del Pingüino. Con esto no quiere decir que me una a una mafia, o me vuelva un pelota. Todo lo contrario. He decidido que voy a aprender de este personaje ficticio y aplicarlo de manera ética.

¿Cómo lo voy a hacer?

Para comenzar, voy a crear una Sección VIP en mi página web. En ella, voy a incluir enlaces de profesionales, tanto del mundo de la escritura como de otros campos. ¿Por qué? Porque uno no puede crecer profesionalmente sin el apoyo de los demás, y para ello, empezaré apoyándolos a ellos, a aquellas personas que realmente considere que lo merezcan.