The End of a Chapter

Dear Readers,

Normally I don’t write things in English in my blog but today I’ll make an exception to celebrate the beginning of a New Year and a new chapter in my life. Also, I’ll try to write articles in English if time allows me to.

One of the most significant chapters of my life ends today. I must say that it has been a very challenging year to get through.

In the beginning of this year, I decided I wanted to finish writing a book, running a half trail marathon and keep on the Grade in Communication that I’m currently studying.

Despite the difficulties I had encountered along my journey, I could get through them. It’s not easy when in the middle of the year, life decides to strike you with an unexpected loss. Fortunately, my family was blessed with the birth of my nephew, even though some time later another relative left us unexpectedly. Luckily, that light still shines in my nephew.

However, I’ve always thought that one must resurrect from his ashes, like a Phoenix, which always comes with me in this journey of writing, running, struggling and dancing everyday.

I’m grateful to my wife, to my family, who gave me the strength to keep writing until I could finish my first book Encadenado (which I hope I can translate it one day to English), with the aim of teaching that anyone can reach his goals if he decides to do so, and that the dark side will be there tempting us to fail. In order to succeed, we must always listen to our heart instead than following others’ wishes.

However, despite the fact that my book should be reviewed more deeply and correct some things, I have to say that world where we live in is drowning. We try to live faster, we seek others’ company for our own interest or for a one-nightstand before trying to build a relationship based on pure love. We live in constant competition, rejecting others’ point of view, instead of seeing them as masters or help them in their journey in one way or another.

And in a dying world, I’ll soon finish my new book of which I can’t talk for now, but it will come out in 2017.

What can we expect in the upcoming year? I don’t know and I don’t care. As in previous years, I know for sure that I’ll go on and that I’ll reach my goals, since I possess the gifts and abilities that life gave me when I was a born, and the best wife and family in the world.

¡Happy New Year!

El fin de un capítulo

Estimados lectores,

Hoy acaba uno de los capítulos más significativos de toda mi vida: el año 2016. Debo decir que salir adelante en este año ha sido todo un reto.

A principios de 2016 me propuse finalizar un libro, correr una media maratón de montaña, y seguir en el Grado de Comunicación que estoy estudiando.

Pese a las dificultades, he podido salir adelante. No es fácil cuando en medio del año la vida te da una hostia con una pérdida inesperada. Por suerte, mi familia fue bendecida por el nacimiento de mi sobrino, aunque poco después hubo otra pérdida inesperada en la familia. Por suerte, esa luz sigue brillando en forma de bebé.

No obstante, siempre he pensado que uno debe resurgir de sus cenizas, como el Ave Fénix, el cual me acompaña en este viaje de escribir, de correr, de luchar y de bailar todos los días. Gracias a mi mujer, a mi familia, he podido armarme de fuerzas todos los días y seguir escribiendo, hasta poder acabar mi primera obra Encadenado, con el fin de dar a entender que cualquiera puede alcanzar sus metas si se lo propone, y que el lado oscuro siempre estará ahí para tentarnos a fracasar, pero que debemos escuchar siempre los deseos de nuestro corazón antes que el de los demás.

Sin embargo, pese a que mi obra deba revisarse aún más exhaustivamente y corregir algunas cosas nuevamente, el mundo en el que vivimos se va a la deriva: cada vez queremos correr más, buscamos la compañía de los demás solo por el interés o echar un polvo momentáneo antes que pararnos a forjar el amor. Vivimos en la competición constante, menospreciando a los demás, en vez de verlos como maestros o ayudándoles en su viaje de alguna manera u otra.

Y en un mundo que se está muriendo, pronto saldrá a la luz otra novela mía de la cual no puedo hablar, pero que sí saldrá de mi mano en el 2017.

¿Qué nos deparará el Nuevo Año? No lo sé, ni me importa. Como en años anteriores, sé que saldré adelante y cumpliré mis sueños, porque cuento con las mejores habilidades que la vida me ha dado, y la mejor mujer y familia que alguien podría desear.

¡Feliz Año 2017!

 

Reseña de “La habitación del candado”

Seguimos caminando, dejando las tierras de Londres tras la lectura de La chica del tren y nos vamos al otro lado del charco, a visitar en algún lugar de los Estados Unidos el pueblo de Past Grove.

Actualmente, estoy escribiendo un libro del que todavía no puedo dar muchos detalles, y para ello, necesitaba inspirarme en un libro del género de terror. Si bien por ahora no está en mis planos escribir una historia macabra, he creído buena idea alimentarme con una pequeña dosis del mismo, sentir en mi cuerpo esa emoción que nos hace luchar, huir, o paralizarnos en el lugar esperando lo peor, con el fin de incluir algunos aspectos en mis futuros proyectos. Comenzamos.

La habitación del candado.JPG

 

Título: La habitación del candado

Autor: Juan de Haro

Género: Terror

Extensión: 382 páginas

Puedes saber más en Amazon

 

 

Sinopsis (extraída de Amazon)

“La madre de Logan muere en un accidente de tráfico, y él, aunque sobrevive, se ve obligado a postrarse para siempre en una silla de ruedas. Y la noticia que recibe por parte de su padre de pasar el verano en casa de su abuela, a quien apenas conoce, no le gusta demasiado. Sobre todo cuando es testigo del lamentable aspecto de ella y de su inflexible carácter.
Todo empeora cuando Logan la ve entrar en una extraña habitación con un candado manchado de sangre. ¿Por qué oye gritar a su abuela siempre que entra en la habitación? Su desesperada obsesión por entrar en la habitación lo conduce a toparse con un pasado atestado de dolor, un caso policial olvidado por todos que desea volver. ¿Te atreves a abrir la puerta junto a Logan?”

Mi visión sobre esta obra

Normalmente intento ser objetivo en las obras que leo, pero esta realmente me ha encantado por diversos aspectos.

Aspectos formales

El vocabulario es complejo pero para nada engorroso. Si bien las palabras utilizadas no son las habituales, el autor no las utiliza con el fin de parecer arrogante, sino con el fin de enriquecer la acción descrita. Al principio debo reconocer que me chocaba, pues el estilo es pulcro, y bien cuidado. Da la sensación de estar observando un cuadro y, tras observarlo durante un rato, te das cuenta de que el pintor ha dedicado buena parte de su tiempo en cuidar que las pinceladas sean perfectas para transmitir lo que deben transmitir.Así son las palabras de este libro. Para que me entendáis:

No es lo mismo decir:

-Te odio… – dijo en voz en baja.

Que:

-Te odio… – masculló.

En la segunda frase, puedes imaginarte al personaje hablando entre dientes, cuando en la primera, únicamente baja el tono de voz.

Pues ese es el uso de las palabras que realiza el autor. De esta manera, con menos palabras se dicen más cosas.

Aspectos narrativos

El desarrollo de la historia es fluido. Es un libro que hay que leer sin prisas, pues la trama tarda un poquito en formarse. Con esto no quiero decir para nada que haya capítulos de relleno. Al contrario. Hay capítulos que aparecen por medio, alejados del punto de vista del protagonista, Logan, que parece que no tengan nada que ver con la historia principal. No obstante, estos son necesarios para poder comprender el trasfondo de la misma, así que paciencia, porque cuando las piezas comienzan a encajar, entenderás el porqué de la buena calidad de la obra.

Luego, el aspecto que más me ha gustado y compartido al autor (sí, he tenido la decencia de enviarle un mensaje y decirle qué me ha gustado y qué no, que para eso promuevo el open feedback), es el hecho de crear un ambiente de inseguridad.

¿Recordáis que el protagonista es inválido? Pues a eso me refiero. La mayoría de relatos de terror, utiliza protagonistas que pueden correr, saltar, defenderse, pelear… Estas pelis y relatos dan miedo, pero los personajes pueden actuar. Ahora bien, ¿recordáis películas como Freddy Krueger? ¿Habéis jugado al juego de PC Five nights at Freddy’s? En el primero un asesino mata a sus víctimas en sueños, donde no pueden defenderse. En el juego de ordenador, un vigilante de seguridad tiene que defenderse de animatrónicos (muñecos robotizados para que me entendáis) que cobran vida por la noche. El vigilante no puede moverse de la sala de seguridad, y para evitar ser atacado, debe jugar con las cámaras de vigilancia para vigilar a estos seres, con una cantidad de energía limitada. Este juego se hizo popular por crear un ambiente de inseguridad constante (podéis ver el Gameplay aquí)

Pues de esta parrafada, a eso me refiero. ¿Os imagináis en una silla de rueda, en un pueblo que desconoces, mientras todo el mundo te explica de los peligros que acechan, y a los de que debes enfrentarse? Yo lo pasé realmente mal, sobre todo cuando en algún momento el protagonista se cae. ¿Cómo se defiende alguien así? Es realmente estresante cada vez que ocurre algo así, por la sensación de impotencia de no poder actuar como una persona en plenas facultades haría.

Por todos estos aspectos, la obra me ha satisfecho realmente. Espero que el autor continúe creando novelas como esta, pues es de los pocos que puedo decir que escribe por arte, y no por vender los libros como si trozos de papel se trataran. Si te gustan las novelas de suspense y de terror, este libro te gustará.

No suelo hacerlo, pero me gustaría dar mi más sincera enhorabuena al buen trabajo del autor.

 

 

 

 

Reseña de “La chica del tren”

¡Buenos días amantes de la lectura!

Durante el transcurso de mi viaje en el mundo de la escritura, en el que todavía soy cinturón blanco, me he ido encontrando con libros eróticos, de no ficción, e incluso de terror. Esta vez le toca a un libro de suspense, del que se ha hecho una película. Hablamos de:

La chica del tren

la-chica-del-tren

Título original:  The Girl on the Train

Autora: Paula Hawkins

Extensión: 496 páginas

Género: Suspense

Puedes saber más en Amazon

Mi opinión

¿Por dónde empezar? ¿Por las noticias buenas o por las malas? Empezaremos por las buenas: es una historia retorcida. Ahora las malas: el principio es confuso.

Esta novela tiene unos puntos fuertes que cabe destacar.

En primer lugar, la historia está narrada desde tres puntos de vista distintos, siendo Rachel el principal. Creo que la autora ha hecho un gran trabajo, sobre todo a la hora de distinguir las tres distintas personalidades de las que requiere, pues cada una tiene sus conflictos internos y objetivos. En este aspecto creo que está bastante bien trabajado, y permite conocer los sentimientos que tiene cada chica desde su propia posición.

En segundo lugar, el argumento de la historia es retorcido. Si bien en algunos puntos puede resultar un poco previsible, durante el transcurso de la misma se presenta una especie de confusión mental sobre los acontecimientos. Como lector, ha llegado un momento en que no entendía nada, no desde el sentido en que estuviera mal escrito, sino al contrario: la historia requería presentar un escenario de confusión y dudas, que se van resolviendo a medida que se va cerrando la historia en el último acto de la misma.

Por otro lado, también tiene sus puntos débiles.

Cuando empecé a leer la historia reconozco que me costó engancharme. Esto lo atribuía al hecho de que se tardan en presentar o entender los objetivos de la protagonista. Sí, es una chica que viaja en el tren, que tiene problemas con el alcohol y ve la misma casa todos los días. Estas primeras páginas son un poco aburridas.

Luego, el cambio constante de puntos de vista de la narración provoca un poco la pérdida del hilo de la historia. Afortunadamente, tienen su utilidad y no hace como algunos autores que pone “cosas” por medio para hacer relleno.

Este libro te gustaría si…

Si eres una persona que le gusta disfrutar de la buena lectura. El vocabulario no es difícil y es fácil seguirla, pese a que se tiene que tener un poco de paciencia al principio. Como dicen, lo bueno se hace esperar, y si de verdad te gustan las novelas policíacas y/o de suspense, creo que esta puede ser una buena lectura para ti.

Ahora bien, si buscas una historia romántica, no creo que esta sea una buena elección.

Espero que os haya gustado esta reseña.

¡Hasta la próxima!

Reseña de “Un nuevo amanecer es posible”

¡Buenos días amantes de la lectura!

En el post de hoy vamos a hablar de un libro que me he leído hace poco. No se trata de una novela, sino de un libro con el objetivo de iluminarnos.

Un nuevo amanecer es posible

Como hice hace unas semanas con el libro “Descubriendo a Valentina”, hoy cambiamos de género y nos metemos de pleno en el mundo de la psicología, una de mis grandes pasiones, en un libro de no-ficción.

un-nuevo-amanecer-es-posible

DATOS BÁSICOS

Título: Un nuevo amanecer es posible

Autora: Yolanda Mármol

Si quieres saber más puedes consultar su ficha en Amazon.

Descripción 

“¿ESTÁS PASANDO UNA CRISIS PERSONAL Y TE PREGUNTAS CUÁL ES TU MISIÓN DE VIDA?
¿ESTÁS CANSADO/A DE VIVIR UNA VIDA CARGADA DE DOLOR Y SIN SENTIDO PARA TI?
¿SUEÑAS CON UNA NUEVA FORMA DE VIVIR DESDE 0 Y MÁS ACORDE A TU FORMA DE SER Y SENTIR?”

No voy a poner nota. No vivimos para etiquetarnos, ya lo he dicho. El hábito no hace al monje, así que simplemente os voy a hablar de mis impresiones.

En primer lugar, se trata de un libro de una sencilla lectura, sin montones de tecnicismos que nos hacen leer más el diccionario que el propio libro. Tengo que decir que soy partidario de los libros que usan un vocabulario que no esté tan rebuscado, siempre y cuando se apliquen las palabras de manera correcta. De lo contrario, la lectura se entorpece y el mensaje no llega con claridad. Los que estudiamos Comunicación sabemos de lo que hablamos.

Pues eso, es un libro de fácil compresión. No hace falta tener estudios previos de psicología, ni de ningún campo en concreto. De lo contrario, ¿qué fin tendría?

En segundo lugar, está estructurado en pequeños capítulos o apartados, cada uno comenzando con una cita, introduciendo al tema que se va a tratar. A diferencia de los libros de autoayuda modernos, la autora nos realiza una breve reflexión al tema tratado, utilizando ejemplos de su propia experiencia personal, para ayudarnos a comprender en mayor profundidad los aspectos que se describen, así como aportando consejos que nos ayudarán en nuestro crecimiento personal.

Finalmente, si os vais a leer el libro, recomiendo que os lo leáis lentamente. Yo me lo leí a un ritmo rápido porque soy fan de la psicología y estoy familiarizado con los temas, pero es de esas tareas que deben realizarse lentamente, saboreando cada palabra. ¿Habéis ido alguna vez a un museo? Si pasáis por un cuadro rápidamente, veréis la imagen, colores, pero nada más. Si os paráis, pasáis los ojos por cada centímetro de la obra, veréis emociones, detalles, aspectos relevantes que os harán crecer. Pues con este libro debéis aplicar el mismo criterio, digiriendo cada palabra, cada frase que la autora nos aporta, releyendo si es necesario.

No está más nutrido quien más come, sino quien mejor digiere.

 

“Yo tengo razón, tú estás equivocado”

En vista a las numerosas discusiones con las que me estoy encontrando últimamente desde que he empezado este viaje en el mundo de la escritura, me veo obligado a escribir este post, pues creo que todavía hay mucho que aprender.

Hace poco me encontraba en un grupo de Facebook, cuando una autora cuyo nombre no voy a escribir para que nadie se distraiga del tema, decidió dar a conocer un poco más su novela, de género erótico y romántico.

Al cabo de un rato, un ser de nuestro mundo dijo “Otra que utiliza el sexo para vender.”

En menos de lo que canta un gallo, se generó una pequeña discusión entre diferentes puntos de vista (entre las cuales se encuentra la mía, como no, ya que soy una persona conocida por desear ver el mundo arder).

¿Qué quiero decir con esto? Muchas veces, vemos algo, de unas características en concreto, y nuestro sistema de etiquetaje cerebral (sí, ese que pone etiquetas a todo), dice “Erótico = libro malo. Usa sexo para vender”. Desgraciadamente, este mecanismo al que estamos habituados, es dañino hasta tal punto que nos ciega de una manera irreparable.

¿Por qué un libro erótico tiene que tener poca calidad o solamente se usa el sexo para vender? Disculpadme la expresión, pero esto es una gilipollez.

Edward de Bono, autor de libros como “El pensamiento lateral” o “”Yo tengo razón, tú estás equivocado”, nos cuenta en sus obras que esta clase de pensamiento, originada en su día por la lógica griega, es la raíz por la cual se han librado (y se libran) grandes batallas en la humanidad. Nuestra lógica funcionaría de la siguiente manera:

Si es cristiano odia a los mulsumanes (y a la inversa)

Si no cree en la democracia, es un facha.

Si no hace lo que su madre dice, es mal hijo.

Si es un libro erótico, es de mala calidad.

Evidentemente, estas cláusulas dependerán del tipo de persona.

Entonces, yo me pregunto, ¿por qué no abrir la mente de una vez? La vida es una escala de grises. No podemos juzgar nada más ver las cosas. Un libro, porque sea erótico, no quiere decir que no se hayan trabajado los conflictos que sufren los personajes, ni sus traumas. Todo lo contrario. He leído algunos libros eróticos, sí, incluso dirigidos a un público femenino (y realmente, me da igual que penséis si soy un salido. Sé que vuestro sistema de pensamiento dice: “Hombre que lee erótico = salido.”).

Me he encontrado libros, en los que la protagonista está tan anulada personalmente, que requiere del sexo como su forma de expresión. En otros, busca solamente el placer carnal, y en algunos, es simplemente para enfatizar el romanticismo del que requiere la historia.

Al fin y al cabo, el sexo debería ser una manifestación del amor, ¿no es así? Sin embargo, como seres humanos, éste adopta muchas formas, y son consecuencia de un sinfín de sentimientos, que no deberían ser juzgados, sino liberados.

 

 

 

Reseña de “Descubriendo a Valentina”

Estimados lectores,

Hoy voy a escribir la primera reseña de un libro. Sí, también hay que hacer este tipo de tareas, pues creo que mi obligación como escritor es leer lo máximo que uno pueda dentro de su tiempo. Pues, mis libros no son los únicos que existen en en el mundo, y que de otros, podemos también disfrutar y aprender.

Comencemos.

DATOS BÁSICOS

descubriendo-a-valentinaTítulo: Descubriendo a Valentina

Autora: Mara Macbel

Longitud: 340 páginas

Género: Erótica / Romántica

Pulsa aquí para dirigirte a Amazon y saber más de esta obra

SINOPSIS (Extraída de Amazon.es)

“Cuando descubres que tu vida no te satisface; cuando piensas que no estás sacándole todo el jugo que te podría dar… entonces, en ese momento, tienes que pensar en reconstruirlo todo y, en especial, en reconstruirte a ti misma.
Valentina ha temido esa decisión durante los últimos años, en los que ha estado viviendo una vida con la que, a priori, debería estar satisfecha, pero con la que jamás se ha sentido completa.
La aparición inesperada de una persona de su pasado la ayudará a dar el paso necesario para despertar en ella su parte más íntima y real: su verdadera identidad, anulada durante demasiado tiempo como para que resurja con la fuerza que le permita afrontar su futuro inminente.
El apoyo de sus amigos será indispensable para no desviarse del camino trazado, para no tropezar y salir huyendo de las incertidumbres. Pero ¿no es necesario caer para poder levantarse? ¿Y si el desvío en el camino trazado fuese en realidad el camino hacia la felicidad de Valentina??
Te invito a descubrirlo.”

¿Por qué he leído esta obra?

Curioso es cuando alguien me pregunta: “¿Por qué te lees un libro enfocado al género femenino? Además, es erótica, y bla, bla, bla”. Lo primero son los prejuicios porque soy hombre. Sí, ¿y qué?

La razón por la que he elegido esta obra, a parte de su género, ha sido por una cuestión de curiosidad. No soy muy aficionado a las novelas eróticas (aún lucho por leerme la tercera parte de “50 Sombras de Grey”, que se me hace pesada e irreal). Sin embargo, esta ha sido lo contrario. Ha logrado despertar en mí un interés sobre cómo piensan las mujeres, desde sus emociones más profundas y, como dicen en los cuentos, no hay emoción más fuerte que el amor, y esto deriva en nuestra sexualidad, como un arte más a partir del cual expresamos nuestros sentimientos con la persona que elegimos como nuestra compañera.

Además, a los hombres, pese a que nos cuesta reconocerlo, también nos van las historias románticas, así que, allá vamos.

Opinión personal

No vayáis abajo del todo. No pienso dar una nota, porque considero que a las personas no se les debería puntuar. Cada uno escribe lo que siente, y cada uno lee lo que más se asemeja a sus sentimientos. Únicamente quiero contar mis impresiones. Con esto no quiero decir que sea ni mejor ni peor que otro libro. Es una historia que la misma autora nos ha narrado con sus mejores intenciones: hacernos disfrutar.

Por un lado, es una historia romántica. Sí. La chica, Valentina, está rota por dentro. No es feliz y desea cambiar una situación matrimonial en la que no es feliz. Típico, pero, ¿qué valor añadido nos da la autora?

Una de las cosas que más me han proporcionado este libro ha sido una profunda empatía hacía la protagonista. He pensado, ¿cuánta gente hay como ella con una vida que no es feliz?

Con un lenguaje sencillo y de muy fácil comprensión, además de una historia entretenida, viviendo con la protagonista las experiencias por las que pasa, he podido comprender mejor las necesidades emocionales de las mujeres. Socialmente, llamaríamos a Valentina “zorra”, y en mi opinión, sería de forma errónea, ya que dentro de ella, se esconde una persona anulada desde el punto de vista emocional, cuya expresión sexual se ha visto afectada y retenida, que ha salido a la luz una vez ha conocido a las personas adecuadas.

No obstante, me ha sorprendido cómo se han descrito las escenas sexuales, de las cuales, no podía imaginar jamás que a una mujer le pudiesen realizar también satisfactorias. Algunas escenas me recordaban un poco al “porno”, pero releyendo nuevamente esas líneas, detrás de todo el placer carnal que hacen explotar a la protagonista en más de un orgasmo, uno puede sentir la carga de sensualidad y de sentimiento que ella siente. Mientras que en el porno, los sentimientos no se consideran, en este libro la descripción de los sentimientos en esos momentos invitan al lector a una experiencia más allá que lo puramente carnal.

En conclusión, me ha gustado bastante esta novela. Sencilla y fácil de leer, y que nos transporta a una historia sin tapujos en la que la protagonista deberá descubrirse a sí misma.

Espero que os haya gustado esta entrada.

 

Un relato contra la violencia de género

Estimados lectores,

En el post de hoy voy a compartiros un relato corto que he elaborado, para participar en un concurso literario contra la violencia de género.

La violencia tanto física como psicológica, se manifiesta en la gran mayoría de personas. Desde mi punto de vista, todos hemos sido víctimas de algún tipo de maltrato, así como lo hemos provocado en otras personas.

Ahora bien, somos humanos, pero no monstruos. No hay que negar que hay veces que es difícil contener los nervios. No obstante, esto no es excusa, y debemos tener especial cuidado como personas que somos, de no herir a nadie, ni siquiera utilizando como excusa nuestras propias tragedias personales. Todos pasamos por circunstancias que nos transforman, que nos moldean, y reaccionamos de distintas maneras a las diferentes situaciones que se nos presentan en la vida. Sin embargo, cuando hacemos daño a alguien, debemos aprender lo antes posible del error. Nadie tiene la culpa de lo que nos haya pasado en la vida.

También debemos tener cuidado desde el otro punta de vista, evidentemente. Si nos sentimos maltratados, creo que deberíamos, lo antes posible, actuar contra aquello que nos perjudica. Como personas, tenemos una integridad, una dignidad y un honor que proteger a toda costa. Entiendo que a veces podemos tener miedo, pero no debemos dejar que eso nos consuma.

Os dejo con este relato corto en contra de la violencia de género de la mujer, ya que, ellas son las víctimas más conocidas ante este tipo de maltrato.

Demasiado tarde

Me encontraba al otro lado de la habitación, viendo aquella horrible escena. El terror poseía el control de mi cuerpo, de mi alma, paralizándome, inhabilitándome a tomar cualquier acción que pusiera fin a aquella pesadilla.

Allí estaba ella, de pie mirando fijamente a los ojos de su amado – o eso creía ella que era, si no abría pronto los ojos-. Sabía de qué era capaz él, pues no era la primera vez que su malvado corazón estaba dispuesto a destrozar la vida de una persona para alimentar su necesidad de sentirse superior, más que nadie. Una mera ilusión que él perseguía cada día, pues no era más que un simple hombre. Solo ella no lo podía ver. Estaba ciega de tanto miedo, a la vez que de tanta esperanza, esperando que un monstruo como él, escondido bajo la apariencia humana, le perdonara su vida y volvieran a envolverse en un manto de pasión como hacían en sus días más jóvenes.

Poco a poco, él se remangaba, mirándola amenazante, acercándose poco a poco a ella. ¿Qué hizo ella para que se enfadara tanto? Seguramente se estaría preguntando ella miles de veces en su mente, agotada de tanto sentimiento de culpa. ¿Habría echado demasiada sal a la comida? ¿No le había satisfecho sexualmente? ¿O quizás fue por saludar a aquel viejo amigo de la infancia? Quizás no era algo en concreto, sino toda su conducta lo que enfurecía a aquella bestia que se acercaba poco a poco. Ella sabía lo que se avecinaba, y pese a que se había convertido en su día a día, su cuerpo no logró nunca acostumbrase a las palizas a las que él la sometía. Al contrario. Cada palabra, cada insulto, cada golpe, herían a aquella hermosa tanto mental como físicamente, arrebatándole cada vez un poco más su identidad, hasta despojarla de ella por completo.

Ella se arrodillo ante él, como tantas veces había hecho. Había probado en pedir perdón, en prometer cambiar, en ser mejor, adelgazar, callar, obedecer, pero él nunca estaba satisfecho. Arrodillarse era la única opción que le quedaba.

Desde mi posición yo veía que no era así. Detrás de ella había una puerta abierta. Aún podía correr. Grité y grité lo más que pude, esperando que pudiera tomar la opción correcta de una vez por todas.

-¡Sal por la puerta! ¡Busca ayuda! – grité, pero no me oía. No se daban cuenta de que estaba allí. Estaba demasiado atemorizada como para poder pensar racionalmente.

Ella lo miró con los ojos llenos de lágrimas, suplicando con la voz temblorosa que la perdonaran. Como a mí, a ella también la ignoraba. Es más, la miró con decepción, como si fuera una mierda de la que era necesario despojarse.

Hice lo que pude dentro de mis posibilidades para que me oyeran. Incluso puse mis manos sobre sus hombros, intentando que reaccionara de una vez y se levantara. Sin embargo, no funcionaba.

Entonces, el hombre endemoniado que tenía delante suyo, se fue sacando poco a poco su cinturón, y lo cogió por la punta donde no estaba la hebilla. Empezó a mover la mano en círculos, como si eso fuera una honda, jugando con el arma construida a base de su cinturón.

Ella, avecinando lo que venía, se cubrió la cara con las manos.

Él, empezó a golpearla por todas partes con la hebilla del cinturón. Tuve que taparme los oídos y cerrar los ojos para no poder ver aquella escena. Sin embargo, una parte de mí me decía que debía actuar, ayudar a salvar a aquella chica.

Intenté frenarle, pero no funcionó ninguna de las maneras que probé. Estaba desesperada por parar aquella brutalidad. Él seguía y seguía golpeándola, hasta que tiró el cinturón a un lado y empezó a patearla.

Hasta que ella dejó de gritar.

Él se alejó, con la mirada carente de emoción, como si no le hubiera afectado para nada. ¿Cómo podía existir alguien así?

Me acerqué al cuerpo de ella, poniendo mi oído en su pecho. Escuché como su respiración y sus latidos, iban volviéndose cada vez más lentos. Intenté reanimarla, pero no servía. Me quedé con ella hasta el final.

Hasta que su corazón dejó de latir.

Rompí a llorar, lamentando la pérdida de aquella chica, cuyo único pecado había sido ser demasiado buena con su amado, como así ella lo seguía llamando pese a todo.

Poco a poco, fui levantando la mirada, hasta que me encontré de frente al espejo. Aunque estuviera justo delante, mi reflejo no aparecía en él.

Me giré de nuevo hacía el cuerpo de la chica, y me fijé bien en su cara.

Grité de pánico en cuanto vi que la chica que había muerto, era yo. Reflexioné y pude entenderlo todo.

Recordé toda mi vida cuando aún estaba en ella. No sabía si era por amor, pero ahora estaba en lo cierto de que era por miedo que estaba con él. Cada vez que hacía algo que lo enojara, me caía una lluvia de golpes e insultos. Tal era la dependencia emocional, tal era la ceguera, que en todo momento creía que todo era culpa mía.

Un día, perdí la noción de mi existencia y empecé a verme desde la distancia. Solo veía a una chica que era yo por fuera, pero no por dentro. Era alguien a quien le habían arrebatado su identidad, sus ganas de vivir, hasta que su alma se separó de ella.

Hoy, me he dado cuenta, de que ya estaba muerta antes de que ocurriera todo esto. He gritado, intervenido, y he fracasado, no porque no fuese lo correcto, sino porque he intentado mostrarme a mí misma una salida, cuando era demasiado tarde.

Espero que un día se conozca mi historia. Espero, poder convencer a todas las mujeres que viven bajo la tiranía de un demonio – ya que a eso no se le puede considerar un hombre -, que no esperasen demasiado tarde para actuar, que no esperen hasta que les arrebaten su alma.

De lo contrario, se muere mucho antes el alma antes de que el cuerpo fallezca y se pierda, con todo ello, cualquier resto de esperanza que pudiese haber.


Espero que este relato te haya gustado. Sé que soy un hombre, y que nunca podré saber con certeza las dificultades que se encuentran las mujeres en este mundo. No obstante, creo conveniente empatizar al máximo con ellas. Nadie merece ser tratado como una basura.

Pulsa aquí si deseas descargarte el relato aquí: Demasiado tarde

The Walking Dead

Estimados seguidores del blog,

Hoy voy a hablar de otra serie de televisión de esas que me tienen enganchado: The Walking Dead. Si habéis leído Encadenado, veréis que el contexto está un poco basado en esta serie, pues hay “caminantes”. Estos no comen, sino que son personas normales que en cuanto ven que alguien sale de los estándares sociales, hacen todo lo posible para encauzar de nuevo a esta persona con malas artes.

Dejando esto a un lado, volvemos a hablar de una serie que ha generado una polémica descomunal con el primer capítulo de su séptima temporada.

Si sois seguidores de la serie estaréis como yo: hechos polvo emocionalmente. Fue un capítulo duro, lleno de dolor y sufrimiento, que ha generado duras críticas entre sus fans.

Sin embargo, creo que Robert Kirkman ha logrado su objetivo principal y enganchar aún más a sus fans. ¿Cómo lo ha conseguido?

Desde mi punto de vista, pese a que ha tomado una estrategia un tanto arriesgada -en el último capítulo de la sexta temporada dejó a los espectadores con un despiadado cliffhanger-, ha logrado conseguir la popularidad de la serie hasta niveles desmesurados, y más con un inicio de temporada que ha provocado todo tipo de reacción.

¿Quién lo puede culpar? Nosotros los escritores, deberíamos utilizar estas técnicas, por mucho que a los lectores les pueda desagradar a veces. Forma parte de la narrativa. Debo reconocer, sin embargo, que yo no me atrevería a usar una estrategia tan arriesgada como la de los productores de The Walking Dead.

Por otro lado, ¿qué quiere el lector? Es una pregunta muy abierta, pero si me la hicieran a mí en una entrevista, yo simplemente respondería que necesita alimentarse de emociones. 

Seamos sinceros, a todos nos gusta que las cosas acaben bien. ¿Cuántas veces hemos odiado a un escritor, guionista, etc., por matar a un personaje? ¿Por hacer que ese amor parecía tan real se vaya a la deriva? Yo lo he hecho, y, quienes se han leído mi libro, algunos han reconocido que en algunos momentos han llegado a odiar al protagonista (objetivo cumplido).

Creo que cuando escribimos, debemos tomar decisiones a veces arriesgadas para que la historia enganche realmente, es decir, haga sentir al lector.

Está muy bien que las historias acaben con un final feliz. No obstante, creo que en el viaje del protagonista, o el viaje del héroe, debe contar con muchos obstáculos, tanto internos como externos, siendo los primeros los principales que uno debe vencer.

Encuentro muy aburridas esas historias en las que una persona lo tiene tan fácil. ¿No os ha pasado en algunos momentos de la vida, en los que no os pasa absolutamente nada? Cuando uno está en su zona de confort demasiado tiempo, llega un momento que se pegaría un tiro del aburrimiento. Curioso es que la mayoría de nosotros, que en nuestros momentos libres, veamos la tele, juguemos a videojuegos o leamos, cuando podríamos estar en el sofá tranquilamente durmiendo mirando al techo esperando la hora de cenar.

¿Por qué lo hacemos? Yo creo que es por la innegable necesidad humana de sentir, tanto cosas buenas como malas, y aquí, aquellos que narramos historias, tenemos una obligación que cumplir: jugar con las emociones.

¿Aún no entendéis de que hablo? Os aconsejo que veáis la película Inside Out. Trata de una niña que solamente es feliz, e incluso su cerebro está “controlado” por la felicidad. A medida que se desarrolla la trama y aparecen los problemas, la felicidad sigue luchando por mantener la sonrisa, mientras el resto de emociones quieren jugar su papel. Esto provoca que el resto de emociones se descontrolen, exploten, y provoquen reacciones fatales en la niña. Esto ocurre hasta que la felicidad se da cuenta de que la clave está en el equilibrio de las cosas.

Y así son las cosas. Una cuestión de equilibrio.

 

 

El Pingüino

Hace una semana aproximadamente, escribí una entrada llamada Los demás importan. En esta entrada de hoy me gustaría hablar de un personaje ficticio, muy conocido, la historia del cual admiro mucho, pues me da mucho que pensar. Ese personaje es el villano conocido como El Pingüino.

Para los que no sepáis quién es, os daré una pequeña introducción. Es uno de los enemigos de Batman, uno de los superhéroes de DC Comics. ¿Por qué es tan importante y qué podemos aprender de él?

Pues bien, hay una serie de televisión llamada Gotham, basada en el detective Jim Gordon, aliado de Batman, que investiga sobre quién asesinó a los padres de Bruce Wayne. A raíz de esto, debe enfrentarse a los criminales que van acechando la ciudad.

En esta serie de televisión se explica el origen de los personajes de Batman, entre ellos, El Pingüino.

De nombre Oswald Cobblepot, empieza su carrera criminal siendo un don nadie. Simplemente, recibe órdenes de una diva llamada Fish. Nadie le respeta, pues tras un problema de cadera, y una horrenda nariz, más su rareza natural como persona, hace que se rían de él.

No obstante, aprovechándose de su apariencia inofensiva, comienza a manipular aquellos que poseen poder, com los mafiosos Don Falcone y Don Maroni. A través de sus artimañas, peloteo, y saber aprovechar las oportunidades, poco a poco va creciendo en la carrera del crimen, obteniendo más poder y esbirros a su cargo.

Para los que siguen Batman, conocerán que se trata de uno de los villanos más poderosos, y me ha dado mucho qué pensar.

Hace tiempo, leí un libro llamado “Cómo hacer amigos e influenciar sobre las personas”, de Dale Carnegie. En él, se indicaba que para conseguir el éxito profesional, no basta únicamente con disponer de conocimientos técnicos, sino de saber relacionarse con las personas.

Lo leí, y le encontré bastante sentido. Es bastante común que en las empresas, hayan personas con apenas conocimiento que suben posiciones como la espuma.  Normalmente suelen ser pelotas, o lameculos, como decimos aquí bien en España.. No obstante, algunos simplemente saben ganarse simplemente el respeto de los demás y convertirse en líderes.

Lo que importa de todo esto es que saben cómo manejarse con los demás. Saben detectar quiénes les pueden dar un empujón. No se centran en sacar el trabajo como una mula pese a poseer conocimientos técnicos que nadie pudiese imaginar.

Por esta razón, he decidido seguir los pasos del Pingüino. Con esto no quiere decir que me una a una mafia, o me vuelva un pelota. Todo lo contrario. He decidido que voy a aprender de este personaje ficticio y aplicarlo de manera ética.

¿Cómo lo voy a hacer?

Para comenzar, voy a crear una Sección VIP en mi página web. En ella, voy a incluir enlaces de profesionales, tanto del mundo de la escritura como de otros campos. ¿Por qué? Porque uno no puede crecer profesionalmente sin el apoyo de los demás, y para ello, empezaré apoyándolos a ellos, a aquellas personas que realmente considere que lo merezcan.