Lógica de roca VS lógica de agua

Estimados lectores:

¿Conocéis a Edward de Bono? A lo mejor por su nombre no os suena, pero es el creador del pensamiento lateral, una de las técnicas usadas para la creatividad. Este término está de moda a nivel empresarial, sobre todo en los equipos de innovación. A pesar de que la mayoría se dedican a vender humo con el pensamiento lateral, pues no comprenden en su plenitud en qué consiste esta técnica, aprender a utilitzarla ayuda a romper con las barreras del estancamiento cuando se necesitan nuevas ideas. Este post no trata del pensamiento creativo, así que si queréis saber más del tema, pulsad en este enlace para saber más.

Ahora que hemos introducido el tema, pasaremos al objeto central de este artículo. En concreto, nos vamos a centrar en otro concepto definido por el mismo autor: la lógica de roca y la lógica de agua.

Si habéis leído las noticias, os habréis dado cuenta de la gravedad del conflicto existente entre Cataluña y España. Sin entrar en debates políticos, utilizaré este ejemplo para explicar la diferencia entre la lógica de roca y la de agua.

Lógica de roca

Una de las obras de Edward de Bono, I am right, You’re wrong, nos explica el concepto entre ambos tipos de lógica.

La lógica de roca consistiría en un tipo de pensamiento estricto e inalterable. Como dice su nombre, es como el de una roca. Ejemplo con el tema actual de política:

“Si no eres independentista, eres un fascista español.”

“Si hablas catalán, odias España.”

“La ley es la ley y se debe cumplir. Punto final.”

Y un largo etcétera.

¿Os suenan estas frases? Se repiten constantemente en los medios. Si os habéis fijado, este tipo de afirmaciones tan estrictas están provocando conflictos entre diferentes grupos de personas, entre ellos amigos y familiares.

No os penséis que esto solo ocurre con el conflicto actual. Desde tiempos inmemoriables, este tipo de pensamiento ha estado presente en nuestras vidas. De hecho, se ha trasladado a la informática, que toma valores de verdadero o falso. También existe en muchos idiomas y es presente en nuestro vocabulario diario. Ejemplos:

  • Blanco o negro.
  • Verdadero o falso.
  • Listo o tonto.
  • Etc.

Según este autor, este tipo de pensamiento proviene de la lógica griega. Es la forma del pensamiento deductivo y también la causa de los grandes males de la humanidad. Por esa razón he introducido el tema con el conflicto existente entre España y Cataluña. Por suerte, la evolución de la sociedad está rompiendo con esta forma de pensar tan dañina y está dando lugar a otra más sana.

Lógica de agua

La lógica de agua es una forma de pensamiento más flexible, adaptable a las circunstancias y, además, permite muchos escenarios posibles. Según Edward de Bono, suele ser presente en la poesía y la música, pues se utilizan palabras de cualquier tipo para describir una emoción.

Como se ha mencionado con anterioridad, este tipo de pensamiento permite aceptar diferentes puntos de vista. Siguiendo con el ejemplo anterior, las personas que han aplicado una lógica de agua piensan así:

  • Me siento tanto catalán como español.
  • Hablo catalán, pero me siento español.
  • No hablo catalán ni español, pero apoyo la independencia.
  • Mi familia, desde el origen de los tiempos, se siente catalana y no española, pero no apoya la independencia.
  • Soy independentista y creo que debo votar el 1-O. Mi pareja no se siente así y prefiere no votar y ser fiel a la ley. A pesar de ello, nos vamos a casar y a tener hijos el mes que viene.

Estos ejemplos que pongo son formas de pensamiento que, por fortuna, cada vez son más frecuentes.

Gracias a la lógica de agua, las diferentes perspectivas son mejor aceptadas, pues permite comprender que existe una escala de grises.

El reto

Hay que reconocer que muchas veces nos cuesta aceptar las diferentes opiniones de los demás. Yo soy un claro ejemplo. No obstante, considero que para progresar en el ámbito personal y familiar, uno debe aprender a romper con la lógica de roca y pensar a través de la lógica de agua.

En este artículo, he usado un tema político que está haciendo mucho daño a ambas regiones, solo por el simple hecho de no saber aceptar otras formas posibles de convivencia, así como ideologías.

Aplicado al ámbito profesional, por ejemplo, en el tema de la escritura, existen muchos conceptos que obligan al autor seguir unas pautas en concreto para elaborar una obra. Una de ellas es el viaje del héroe, utilizada con frecuencia en el cine y en la escritura. Muchos autores, incluso, no son conscientes de que la usan.

¿Por qué debemos usar la misma estructura siempre?

¿Por qué debemos ceñirnos siempre a un mismo género? ¿Nos convertiremos en peores autores si escribimos en varios?

¿Por qué el escritor que se dedica a la novela erótica solo busca el sexo para vender?

Estas preguntas proceden de afirmaciones vistas en las redes sociales. Se tratan del pensamiento a través de la lógica de roca y son claramente dañinas.

De acuerdo, seguir unas pautas y unas estructuras en concreto nos ayudan a avanzar. No hay nada que discutir en esto. No obstante, considero que lo primordial es aprender una manera de hacer las cosas que nos pueda resultar cómoda y, luego, pensar cómo mejorarla a través de la innovación y el pensamiento lateral.

Cuando decidimos realizar las cosas de manera estricta, nos estancamos en un flujo de pensamiento que no permite la innovación. En cambio, si aceptamos trabajar la lógica de agua, podremos descubrir nuevas perspectivas que nos ayudarán a inventar nuevos métodos.

Para finalizar, el consejo que os doy es seguir al mismo Edward de Bono y practicar el humor. ¿Por qué? Porque el humor refleja la lógica de agua y nos permite ver las cosas desde diferentes perspectivas, así como desarrollar el pensamiento lateral.

Así que, si se te ocurre un chiste, por muy malo que sea, explícalo o intenta inventarte alguno. Verás cómo a medida que pase el tiempo, serás capaz de generar más ideas y avanzar tanto a nivel personal como profesional.

 

 

Anuncios

El conocimiento es poder

Estimados lectores:

Si estás leyendo este post, será quizás porque te haya llamado la atención el título. No es difícil acertar de qué tratará este artículo antes de leerlo, pero creo que merece la pena hablar del tema.

¿Por qué el conocimiento es poder?

Con poder no me refiero a que te conviertas en un líder indiscutible que tenga su propio trono, con muchos sirvientes a tu cargo y grandes cantidades de dinero. No, ni mucho menos.

El conocimiento es un tipo de riqueza muchas veces poco valorado por la humanidad. ¿No me crees? Dime, ¿cuántas veces has evitado estudiar o leer sobre temas en concretos? A lo mejor eres como yo y te distraes cuando una mosca pasa por delante de tus narices, pero la verdad, los que somos curiosos gozamos de una habilidad que, bien aprovechada, puede garantizarte la supervivencia en este mundo tan complejo.

Me embarqué en el mundo de la escritura hace dos años. Cuando escribí mi primer libro, recibí varias críticas negativas con base en algunos errores que había cometido, sobre todo gramaticales. Sí, me sentó mal e incluso me replanteé abandonar. Me comentaban constantemente que debía usar correctores, que debían diseñarme la portada o incluso que mi libro era aburrido. Bueno, también recibí críticas positivas de varias personas. Al fin y al cabo, cada uno tiene sus gustos. ¿No?

En cuanto a las críticas recibidas, algunas eran ciertas. Cometí ciertos errores que podían evitarse, pero, ¿sabéis qué? Aprender de ellos me hizo más sabio, más poderoso.

Me volví más poderoso porque aprendí aspectos de la lengua española que desconocía. Gracias a aquella experiencia, decidí invertir una parte de mi tiempo en mejorar a escribir (y sigo haciéndolo). Con el pasar de los meses, he notado mejoría.

En la escritura, es conveniente durante el transcurso del viaje apoyarse en personas más experimentadas que uno mismo. No importa si las contratas o simplemente te echan un cable. Lo que importa es que no dejes en sus manos todo tu proyecto. Esto es aplicable a otros ámbitos de la vida.

¿Por qué? Muchos escritores solo escriben y confían sus obras a los correctores. Creo que es conveniente dedicar un tiempo a la formación en cualquier aspecto: lingüística, por ejemplo. Como he mencionado antes, yo lo hago.

Cuando aprendes, ganas en criterio, sabiduría y también en ignorancia. Esta última es crítica. Cuanto más consciente es uno de aquello que desconoce, más se replantea las cosas. El regalo de aprender es maravilloso.

Aprender y adquirir conocimiento nos permite vivir con más libertad. ¿Os ha pasado alguna vez que alguien os ha intentado engañar y gracias a vuestro conocimiento no lo ha conseguido? Gracias a ello, hemos evitado situaciones lamentables.

Esto es aplicable a cualquier ámbito de la vida. Aunque parezca absurdo, si tienes un amigo agricultor que te quiere explicar cómo distinguir el melón bueno del malo, deberías escucharle. Cuando vayas a comprar, verás cómo tu criterio ha mejorado y serás capaz de hacer una mejor elección.

¿Cómo adquirir conocimiento?

Desde siempre, nos han enseñado que para adquirir conocimiento hay que leer. Eso es verdad, pero también mentira.

No todos los libros enseñan cosas útiles, pero sí diferentes puntos de vista. Leer nos permite ampliar nuestros horizontes y ver las cosas desde otra perspectiva. Podrás ser capaz de ver en las sombras. Sólo hay que saber distinguir entre aquellos que nos aportan algo de valor en nuestras vidas y cuáles no. Esto ya es un tema subjetivo, pues cada uno elige lo que resulta más útil. 

Sin embargo, para mí, la mejor manera de adquirir conocimiento es escuchando a los demás. A lo mejor tienes un doctorado y crees que no necesitas la opinión de un barrendero. Si así lo crees, estás totalmente equivocado. Lo siento. Tener estudios no te hace más sabio

El verdadero conocimiento se encuentra en todos lados: en los libros, en las personas, en las películas, en la naturaleza, etc. Solo se necesita una cosa: mantener la mente abierta.

Existe un tipo de ser llamado “creativo”, que suelen presumir de generar buenas ideas y, encima, útiles. Algunos trabajan en publicidad y otros como coach. Dejando a un lado mis opiniones acerca de ellos (algunos no admiten otros puntos de vista, por lo que, no sé cómo alcanzan a ser “creativos”). 

No obstante, tras esa vendida de humo que te aportan, existe un buen consejo que deberíamos aplicar: para generar nuevas ideas, el conocmiento es necesario.

Si eres escritor, te habrás dado cuenta a medida que lees a otros autores, artículos sobre diferentes temas, etc., se te habrán ocurrido nuevas ideas para aplicar a tus historias y enriquecerlas. ¿Te has dado cuenta de que has creado mundos más realistas, personajes más humanos e incluso creado sociedad con una historia?

Pues ya sabes, amigo. Si quieres avanzar en la vida, abre tu mente y aprende cuánto puedas.

Un abrazo.
 

 

La piratería: enemigo común

Estimados lectores:

Mientras voy leyendo algunas obras facilitadas por autores independientes, al mismo tiempo que realizo mi Trabajo de Fin de Grado, voy explorando la web en búsqueda de una inspiración, de ideas sobre cómo formar mi marca personal de autor, que por el momento se encuentra dormida.

El otro día entré en un grupo de Facebook de literatura, en el cual, uno de los miembros se atrevió a preguntar por webs de descarga de libros gratuita. No especificó si quería libros de dominio público o privado, pero yo, escritor emergente, no pude resistir la tentación de soltarle un moco con una simple pregunta. A continuación, recibo una respuesta que me tumba al suelo solo por su osadía. Aquí os dejo la conversación:

 

piratas.JPG

Eso que pongo yo de «me indica que la web es legal» en mi respuesta, se refiere a que una usuaria puso un web de descargas legal, es decir, de libros de dominio público. Ejemplo: El Quijote.

Pues bien. Si os fijáis en lo más horroroso de esta conversación, no es la respuesta tan maleducada que me dan en la que se me acusa de trabajar para una editorial (algo muy curioso porque soy escritor independiente y encima soy contable de una farmacéutica), sino en el número de likes que recibe él y los que recibo yo.

Sí, como podéis ver, él recibe más que yo. En conclusión, parece que los lectores apoyan más la piratería (o eso, o es que les ha parecido divertida la forma en que me replica). No obstante, una persona sale en mi defensa y otra defiende el hecho de que un sitio que permita la descarga gratuita, este vale la pena.

Para más inri, el otro día en mi trabajo me preguntaron cuándo llevaría mi libro impreso. Yo, ilusionado, respondí que en pocas semanas recibiría el pedido por parte de la editorial Círculo rojo. A continuación, uno me pregunta:

—¿Nos dejarás el libro para hacernos fotocopias?

Me quedé con cara de póquer ante tal intromisión. Cuando recobré la cordura, defendí el hecho de que iba a cobrar por el libro, que para eso me lo había currado.

Defender mi terreno me provocó una discusión con varios compañeros. Ellos alegaban que no me lo pensaban comprar, pero sí fotocopiar, que a cambio ellos hablarían de mi libro para que otros lo adquirieran. Contesté que la cosa no iba así. Ellos, ofendidos, me acusaron de que así no iba nunca a darme a conocer como escritor, que yo era un tacaño y que solo me importaba el dinero. Entonces, formulé la siguiente pregunta con un gran contenido lógico:

—Cuando tú trabajas, ¿esperas un sueldo a final de mes o trabajas gratis si tu jefe piensa que así debe ser?

Mis compañeros se me quedaron mirando fijamente, como si no comprendieran la naturaleza de mi pregunta. Tras una breve pausa, finalmente replicaron:

—Pero lo tuyo no es trabajo. Es un hobby. Los hobbies no se cobran.

En fin, no sigo con la historia porque acabé cabreado y «sin razón».


 

A ver. El tema de la piratería. Para quien no lo entienda, vamos a dejar claro un punto: el trabajo se retribuye.

Sí, hay escritores que disfrutan escribiendo gratis, así como cantantes, pintores, fotógrafos, etc. Hay gente que lo hace porque se siente genial. Tengo una amiga que se dedica a hacer tatuajes y solo cobra por los materiales a sus amistades. Nada más. Es algo que respeto muchísimo, pues cada uno es libre de elegir cómo difunde sus obras.

No obstante, quien lo desee, también tiene derecho a percibir un dinero por vender un libro. De acuerdo, podríamos entrar en el debate sobre si algunos precios son altos y abusivos o no, pero eso es otro tema y ya depende de las leyes de oferta y demanda. Si un escritor decide establecer un precio alto por su obra, ¿crees que tienes derecho a descargártela ilegalmente? No. Simplemente, no la compras y él ya decidirá si ajusta su precio o no, que para eso se inventó la ciencia económica y el márketing.

Si tú te vas al súper y ves la carne más barata que en otro lugar, ¿dónde la compras? En el lugar más barato, porque para eso existe la competencia, pero no la robas (a no ser que tu familia se muera de hambre, aunque ahí tampoco entraremos en discusión).

Pues esto es igual. Cuando escribimos, invertimos un tiempo en desarrollar una obra. A veces hasta 300 horas o más, según el tipo y tamaño de libro. Existen unos costes y, luego, un valor añadido que entenderemos que es la creatividad que aporta el autor a la obra, así como su calidad.

No es una reivindicación. Es un derecho que creo que no es para nada abusivo querer defender el valor de la creación, así como la decisión de cada autor. Con esto no quiero decir que si un autor deja su obra a un precio reducido o de forma gratuita se esté infravalorando. Al contrario. Hay quien lo cree, pero yo no.

Lo que sí pido es más respeto por los autores. La piratería no perjudica solo a las editoriales, sino que las verdaderas víctimas acabamos siendo los escritores, los músicos, científicos e incluso vosotros mismos. Así fomentamos la idea de que el trabajo no debe retribuirse, y creamos un ambiente de abusos por parte de los que realmente tienen el poder econónomico.

Saludos.