Desconocimiento de la importancia del conocimiento

Hace unas semanas escribí un artículo acerca de por qué es tan importante, desde mi punto de vista, el conocimiento. Hoy quisiera retomar el tema porque estoy percibiendo algo que me perturba. Y mucho.

Llego a un lugar, sea el trabajo, la biblioteca o el gimnasio. Cualquier sitio me vale. En un momento dado hablas con la gente y deseas hablar de un tema profundo e intelectual. En mi caso, adoro los temas de política, economía, psicología, deporte…

A mí, me gusta llegar al fondo del asunto cuando hablo. No solo eso, sino que además, soy una persona muy curiosa a la que le encanta aprender cosas nuevas. Quien haya visitado mi casa y mi estantería verá que parece una pequeña biblioteca con una gran cantidad de libros de diferentes temáticas.

Cuando aprendo algo, me gusta que el conocimiento que adquiero me permita desarrollar una habilidad y espero usarla en el futuro. Por ejemplo, hace tiempo estudié por mi cuenta para el examen de nivel C1 de inglés, ese tan conocido como el Certificate of Advanced English. Tras mucho esfuerzo lo aprobé. Hoy en día me siento muy orgulloso de ello. Gracias a eso, puedo acceder a libros que no están traducidos al castellano o al catalán, por lo que mi experiencia lectora se enriquece a niveles inimaginables.

Por desgracia, percibo que no todo el mundo es igual. Sin afán de criticar a nadie, pues cada uno vive su vida como le da la gana, noto cómo la gente no estudia o adquiere conocimiento con el fin de obtener una habilidad, sino por su obligatoriedad. Me explico. Volviendo al tema del inglés, hablo con personas que, como yo, hicieron en su día el examen y aprobaron. En sus caras, el orgullo de haber obtenido un título de tal magnitud se refleja como si cada célula de piel estuviera constituida por minerales preciosos. Simplemente, brillan.

Yo, que soy un poco cabrón (disculpad el vocablo) en este sentido, me gusta retar a la gente y probarlos. Entonces, intentas entablar una conversación en la lengua de Shakespeare y… ¿qué ocurre?

Efectivamente. Muchos obtuvieron el título, dejaron de usar lo que aprendieron y se olvidaron de buena parte de la lengua. Si bien, algunas personas realmente lo han seguido usando en el día a día, la mayoría cumplieron su objetivo y mostraron su glorioso título en entrevistas de trabajo, a amigos, etc.; pero que por falta de práctica, no son capaces de demostrar su inglés en una situación real.

De nada sirve invertir un tiempo en algo que después no vas a usar. Si bien los títulos son permanentes, los conocimientos y las habilidades se olvidan por el desuso. Esto es una pena, porque a veces uno dedica años para obtener un título para luego desaprovecharlo. Está bien, admito que algunos estudian por placer y cuando logran aprobar un examen importante, pasan a otra cosa. De hecho, conocí a un jefe de estación de tren que con cincuenta años había acabado cinco carreras. Simplemente, lo hacía por placer. Todo un ejemplo a seguir.

El conocimiento hoy en día está infravalorado. Hemos limitado tal preciado recurso a reflejar en un papel que un día hicimos un examen, demostramos que sabíamos la teoría (a través del vómito de conceptos) para luego dejarlos olvidados en una esquina de nuestra mente.

Lamentablemente, desconocemos la importancia de aprender algo. En su definición más simple, aprender no solo nos permite obtener nuevas habilidades o ser más eficientes en lo que hacemos. Es mucho más. Como personas, nos hace más sabios y comprensivos. Nos acerca al mundo y nos permite disfrutarlo más.

¿O no es de sabios comprender que ese compañero tuyo tan borde es así por un trauma de su infancia, como a veces nos ayuda a entender la psicología?

¿O no es valioso saber que si un rayo cae en la arena, esta se convierte en cristal, como enseña la física?

O algo más sencillo, ¿o no nos ha valido la pena aprender operaciones aritméticas como sumar y restar, en la gestión económica de nuestras vidas?

Desde mi punto de vista, no hace falta obsesionarse con aprenderlo todo (eso es imposible), pero sí valorar aquellas cosas que debemos aprender y entender por qué debemos hacerlo. Porque, para mí, estudiar cinco años para un examen de inglés, para luego desperciar el uso de esta lengua, es mejor dedicar a ese tiempo a otras tareas más productivas para nuestras vidas.

Espero que os haya gustado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s