El Camino del Guerrero

Este fin de semana he recibido un golpe duro, pues he perdido a mi abuelo.

Así es la vida. Los golpes se reciben cuando uno menos lo espera.

No podría negar que la tristeza se ha apoderado de mi corazón, pues sería una gran mentira. Sin embargo, no puedo dejar que esta marque mi camino a partir de ahora, sino que me inspire a seguir adelante, con todos mis proyectos, con todos mis sueños.

Si bien en un post anterior he hablado de la importancia que tiene renacer de las cenizas, como el Ave Fénix nos inspira, esa idea no es suficiente para tener una vida plena. Hace falta algo más.

Cuando hablo del Camino del Guerrero, no me refiero a salir a un monte, colgarse una gran roca en la espalda, y subir una montaña donde realizar después la pose de la grulla, para después darle una patada en el culo a los demás. No en el sentido literal, sino en uno figurado.

Para mí, seguir este camino significa que muchas veces tenemos que llevar cargas encima, atravesar duros tramos por nuestra vida, y luchar incansablemente. Sí, la verdad es que mi pérdida ahora mismo ha sido provocada más por la vejez que por una desgracia. Él tuvo la alegría de conocer a su biznieto.

Sin embargo, tarde o temprano, nos encontramos con estas dificultades, tanto internas como externas, que se convierten en obstáculos para avanzar. Las que son más preocupantes son las internas, nuestros conflictos internos, nuestros demonios son los que realmente nos impiden avanzar adelante.

Para ello, solo tenemos que hacer una cosa: cambiar de actitud y mirar de frente a lo que nos acecha, a lo que impide que alcancemos nuestros sueños. Puede ser una ruptura, perder el trabajo, o a alguien. Sufrir está bien. Es normal. No somos seres de piedra. Sin embargo, hay un momento en el que uno debe resurgir de sus cenizas.

Podemos culpar a nuestras circunstancias, a los demás, pero al final quien decide si seguir adelante somos nosotros. Somos responsables de nuestro destino. Es muy fácil decir que hay que renacer, coger nuestras mejores armas (habilidades, no las de verdad), y seguir afrontando lo que nos espera.

¿Te ha dejado tu pareja? Es duro. Llora si lo necesitas, pero un día deberás levantarte, sacar tu mejor sonrisa y encontrar a alguien que realmente vea el valor que tienes.

¿Te han despedido? Es duro también, sobre todo si tienes hijos e hipoteca. ¿Qué vas a hacer? ¿Te vas a dejar consumir en la depresión o te pasarás al alcoholismo como le pasan a algunos? ¿O puedes revisar qué has aprendido en tu último trabajo, incorporarlo en tu CV y presumir de ello en tu futura entrevista de trabajo para hacer que te deseen en su plantilla?

Esa es la actitud correcta. Levantarse como un Ave Fénix y seguir luchando como un guerrero. Cómo lo hagas o no, depende de ti. Solo te aseguro una cosa: si lo intentas mil veces, lo acabarás logrando por muy difícil que sea.

En mi libro, Encadenado, se aborda este tema completamente, porque pienso, y siento, que te puede inspirar a lograr tus sueños.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s